Saltar al contenido

Mi chimenea no tira

¿Y que quiere decir esto? Seguramente, alguna vez, habéis podido escuchar algo de este estilo. Se dice que una chimenea "no tira" cuando tiene dificultades para hacer arder el combustible de manera correcta.

Como ya explicamos en este artículo, un fuego, para arder correctamente, necesita de un combustible, una llama y oxígeno.

Pero si nuestro combustible esta en buenas condiciones, incluso lo conocemos porque recientemente lo hemos utilizado y no nos ha dado el mismo problema, y la llama la aportamos correctamente, el problema lo tenemos con el oxígeno.

La llama normalmente la aportamos par encender la hoguera. Debemos entonces de comprobar que nuestro combustible esta en buenas condiciones. Una leña o un carbón húmedos no prenderán con facilidad.

¿Me falta oxígeno?

Efectivamente, a nuestro fuego le falta oxígeno. Oxígeno en la medida adecuada. Parece curioso, pero es así.

Los humos y demás gases, generan una atmósfera sin oxígeno. Si nuestra barbacoa o chimenea no consigue evacuar los gases correctamente, el fuego se ahoga.

En una parrilla o fogón exterior es más difícil que esto suceda, ya que el ambiente abierto permite que se diluyan los gases y fluya mejor todo. Suele suponer un problema durante la ignición inicial, pero una vez que el carbón o la leña "han cogido" es raro que se ahogue.

Igualmente es interesante que los hogares del fuego estén provistos de orificios en la parte inferior, regulables si hiciera falta, con una puertecita, para poder controlar la entrada de aire.

Porque lo que necesitamos es esto, que se genere una corriente de aire que alimente al fuego con oxígeno y evacue los gases derivados de la combustión.

Una vez que el fuego a prendido él mismo calienta el aire que lo rodea, provocando que este se mueva hacia arriba y atrayendo aire más frío por abajo. De esta manera el circuito de circulación se crea y se retroalimenta solo. 

En cassetes, cocinas de leña o cualquier tipo de fuego bajo, colocado en el interior de una estancia, puede ser algo más complicado de lograrlo. Y también algo más tóxico, puesto que al no evacuarse los gases correctamente, estos pueden entrar a la vivienda y suponer un peligro para quienes estén adentro.

Aunque la mejor solución es un diseño adecuado de la chimenea, con ayuda de fuelles o ventiladores (tiro forzado) se puede mejorar el funcionamiento. 

Mi chimenea tira poco

Este suele ser el mayor problema que se tiene a menudo con los malos funcionamientos de los tiros. Ya venimos diciendo, que la mejor solución es un diseño adecuado. Salvo que tu problema sea ocasional.

En este caso, puede ser un problema de la meteorología del momento. Puede ser que si afuera hace mucho viento, o hay niebla, o este completamente despejado una misma chimenea con un mismo combustible responda de manera diferente.

También puede suceder que la chimenea este sucia. Conviene limpiar las chimeneas por lo menos una vez al año con medios mecánicos. Si bien los productos químicos que se pueden comprar para limpiar chimeneas ayudan a desprender el hollín, es necesario limpiarlas frotándolas con cepillos para asegurarse que quedan limpias por adentro y que el diámetro del tubo no a quedado reducido. 

Pero si lo que tenemos es un problema general, seguramente tengamos que plantearnos modificar el diseño. Una chimenea funciona porque dentro de ella se da un diferencial de presión respecto a la presión de afuera. El aire con mayor presión tiende a salir hacia afuera para igualarse en presión.

Si la chimenea es demasiado corta, o demasiado estrecha, la columna de aire no contendrá el volumen suficiente en su interior y no se dará el diferencial de presión inicial para que comience a circular.

Lo mejor sería alargar el tubo, y si no se pudiera, ensancharlo. De esta manera, al "calentarse el tiro" comenzaría a circular sin problema. Por eso este tipo de equipos suelen tener unos reguladores de tiro, que una vez el fuego esta "on fire" se van cerrando.

Si no pudiéramos afrontar la modificación del tubo, tendríamos que estudiar la opción de instalar "tiros forzados", regulados con ventiladores eléctricos

Mi chimenea tira de más

A quien padece el problema anterior le resultará curioso que un tiro exagerado sea un problema.

Una chimenea que arde muy rápido puede alcanzar temperaturas muy altas, que pueden provocar un envejecimiento acelerado de los tubos y otros materiales.

Una chimenea no debe de tirar, ni poco ni mucho. Debe de estar regulada adecuadamente para que la leña arda correctamente, pero sin que sea muy rápido.

Cuanto mayor sea la velocidad del tiro, más rápidamente se consumirá la leña y menos calor podremos aprovechar en la estancia, porque mucha de la energía térmica se irá por el tubo.


Entonces a la inversa que en el caso anterior, si nuestra chimenea tira de más, debemos reducir el tiro. Si no podemos estrechar el tubo, ni acortarlo, tendremos que poner un corta-tiros.

Esto viene a ser una compuerta dentro del tubo que se puede regular desde afuera, reduciendo el diámetro del tubo en un tramo. Hay varios tipos de reguladores de tiro, para poder acoplar en cada caso.

Mi tiro a veces funciona mal

Este es el caso que hemos mencionado al comienzo. En general vuestro tiro funciona bien. Salvo unos días concretos. Suponemos que la chimenea esta limpia, y que la leña esta seca.

¿Entonces?¿Qué está pasando? En este caso, el que un día funcione correctamente y otros no, depende de la meteorología del momento.

Con tiempo nuboso, la presión del aire es más baja por lo que le cuesta más a la chimenea entrar en circulación.

Si llueve o si hace viento, puede suceder también. Se genera sobre el tubo una especie de "tapadera" que le puede costar más al humo romper de inicio.

Son los días anticiclónicos, bien despejados, sin aire y con temperatura fría los que consiguen un tiro más adecuado y fácil de iniciar.

Y si aún así, a veces se cumplen estas normas, y otras veces no, debemos poner nuestra atención en la dirección del viento y en si tenemos algún edificio o árbol cercano en esa dirección.

El viento, al "chocar" contra los edificios y árboles se eleva para superarlos, y al sobrepasarlos vuelve a bajar generando turbulencias al otro lado. Esta corrientes de aire pueden provocar que el tiro pierda su circulación incluso a veces estando ya en marcha y caliente.

Se suele notar una entrada de humo en la casa justo después de que sople una ráfaga de aire. Por norma se suele decir que las chimeneas deben de sobrepasar la cumbrera principal del edificio, o la altura de los edificios o árboles adyacentes.

Y si os interesa completar más vuestra información sobre problemas de diseño de las chimeneas os dejo este vídeo de lo más interesante.  

Y aunque parece que calentar una vivienda con fuego es de lo más primitivo y que esta todo inventado, os cuelgo este vídeo sobre un tipo de chimeneas de alta eficiencia que están muy de moda últimamente. 

Se consideran de alta eficiencia porqué la temperatura del humo al salir por la chimenea es muy baja en comparación a las tradicionales. Esto quiere decir que el calor que ha producido la combustión de la leña se ha quedado en la casa, y no se ha desperdiciado.

Y lo mejor de todo es que no utilizan ningún tipo de tecnologías sofisticadas ni inalcanzables. Sino que su éxito reside en su diseño.

Buenas parrilladas y hasta la próxima!

Artículos relacionados...

Paella valenciana
¡Hola equipo! ¿Que tal van esos fogones? Hoy voy a contaros en este post como prepararía yo una paella valenciana,[...]
Preparando una parrillada
Es de sobra conocido que somos animales gregarios, de los que convivimos en comunidades, y de los que nos vamos juntando[...]
¿Qué se puede cocinar en una barbacoa?
Ante la pregunta de qué se puede cocinar en una parrilla, barbacoa o al fuego, la respuesta que se me[...]

¿Qué te ha parecido el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.