Saltar al contenido

¿Qué se puede cocinar en una barbacoa?

Ante la pregunta de qué se puede cocinar en una parrilla, barbacoa o al fuego, la respuesta que se me ocurre, es que casi todo.

Hasta hace bien poquito, durante toda la historia de la humanidad las cocinas han sido principalmente de leña y de carbón. Y en muchos lugares siguen siendo. Si que es cierto que en muchas veces asociamos la parrillada a una celebración concreta, donde se comen productos de manera y en cantidades especiales.

Pero lo cierto es que casi todas las comidas habituales pueden ser preparadas en este tipo de cocinas. Para fuego lento, se puede dejar burbujeando tranquilamente un puchero sobre las brasas. Pero se puede iniciar una enérgica ebullición para una paella avivando el fuego con ramas pequeñas, asar los productos sobre rejillas casi en contacto con la lumbre, incluso hornear...

Es un poco más difícil de regular que las cocinas eléctricas o de gas, pero cogiéndole el punto es insuperable el valor de cada comida preparada al fuego.

Es un sistema algo más rudimentario que el de las cocinas modernas. El encendido lleva más tiempo hasta que se puede empezar a cocinar, y en vez de mandos, pues contamos con palas y otras herramientas de metal para gestionar la cantidad de combustible.

Pero el efecto es lo mismo. Bueno digo lo mismo, pero no es así. Cocinar a la brasa, con leña, ramas... es una experiencia distinta. Si bien, cualquier persona que cocine para otras sabe disfrutar de la aventura y de la responsabilidad que suponer estar cocinando para otra gente, pues en la brasa multiplica estas sensaciones.

Es ese "algo" que se acaba traduciendo en satisfacción a medida que los alimentos, van transformándose en suculentos manjares, sin haberse quemado, sin que el fuego haya sido insuficiente... Probarlo de verás, ¡viviréis grandes emociones!

Bueno, hemos dicho que todo o casi todo es cocinable al fuego y estamos esperando vuestros comentarios y mensajes de facebook para podamos completar nuestras explicaciones.

Si aún no habéis probado, acercaros a algún merendero próximo y comenzad. Aprended como se enciende un

fuego, observad como se van creando las brasas y cocinad algo. No importa que sea vegetal, animal o del maravilloso reino de los hongos.

Saboread y repetid, entonces iréis ampliando bagage y motivándoos a nuevas recetas, a cocina más elaborada...

 ¡Y disfrutad de una buena conversación cerca del fuego!

¡Más madera!

Lo cierto es que cada plato se puede preparar de infinidad de maneras distintas. Cada una necesitara de una cantidad de combustible diferente.

Es muy frecuente preparar una hoguera grandeprender todo el combustible de una, y una vez listo empezar a cocinar hasta que se acabe. Al principio tendremos mucha intensidad, y poco a poco ira bajando. Deberemos ir acercando más los alimentos a la brasa, a medida que su fuerza vaya bajando.

O podemos elegir los productos que más tiempo y energía necesitan al principio, y dejar los menores para segundas y terceras tandas.

Si no hubiera resultado suficiente, y entre parrillada y parrillada viésemos que necesitamos aportar más leña o carbón, debemos de añadirla, y esperar un tiempo sin cocinara hasta que se hayan prendido bien las brasas. De otra manera, no se iban a prender bien y podríamos estropear los alimentos con los humos de la ignición. 

Cocinar aportando brasas

Esta opción es más recomendable, pero necesita mayor espacio que la anterior. La idea es tener un fuego permanentemente encendido, donde podemos esta quemando grandes leños.

De esta hoguera principal iremos cogiendo con ayuda de una pala las brasas que se van generando e iremos aportándolas al lugar donde se esta cocinando.

Cuando baje la intensidad, una paladita. Gracias a este sistema podemos cocina con una temperatura más constante, evitando así los picos de calor. 

Abrásame...

Otras recetas necesitaran fuegos muy vivos. Esto se pude lograr con una buena cama de brasas, aunque la forma más sencilla es con leña menuda y ramitas

Para hacer hervir el agua rápidamente o "sellar" la carne, o lo que se os ocurra. Tened a mano unos buenos atillos de palos, o sarmientos y así podréis tener una llama viva.

Al ser combustible muy pequeño, hay que ir continuamente aportando material porque 

se consume bastante rápido. Igualmente, no tarda mucho en prender por lo que es casi instánteneo.

Y no se que más deciros, con esto ya se pueden idear un montón de recetas... ¡Comentadme en las redes sociales y decidme que os hace falta saber! ¡O que debería de corregir de mis explicaciones!

Para finalizar os dejo un vídeo del gran maestro brasero Bittor Arginzoniz. ¡Que lo disfrutéis!

Artículos relacionados...

Por qué las barbacoa portátiles Weber no son comparables con cualquiera
Cuenta la leyenda que un padre de familia, amante de las barbacoas en familia, y sin saber lo lejos que[...]
Weber Master Touch vs Tepro Toronto Modelo 2019
Arranca la temporada y muchas personas nos encontramos buscando online una barbacoa para comprar. Si estas dudando entre estas dos,[...]
Barbacoas Imex El Zorro, herrería tradicional extremeña
La empresa Imex El Zorro, ubicada en Don Benito, en la comarca de las Vegas del Guadiana, dentro de la[...]

¿Qué te ha parecido el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.